The Chef Collection - El Blog del Chef - Emplatar como un Chef

Emplatar como un auténtico Chef

Emplatar como un chef ahora es más sencillo. Estos 7 trucos te ayudarán a presentar las composiciones para que tengan aspecto profesional. Ya conocemos lo importante que es cuidar la presentación de los platos, porque serán percibidos de forma más atractiva y positiva. A continuación os explicamos de forma muy sencilla cuáles son esos trucos para tener en cuenta.

Equilibrio

La armonía debe reinar en el plato. Cada elemento debe ocupar su lugar, sin sobre ni falte nada. Todo en su justa medida. Si queremos lograr un plato armonioso, debemos preocuparnos desde los ingredientes, el color y la textura de los alimentos para que resulten agradables. Porque recuerda, todo lo que se utilice, ¡debe ser comestible!

El color

Volvemos a hablar de armonía, pero esta vez en referencia al color. Es interesante reflexionar sobre qué color nos está pidiendo el plato o qué colores podrían encajar en la composición. Con eso y la combinación de los ingredientes, podemos lograr un plato realmente atractivo y apetecible.

La textura

Hay trucos que se trabajan en los tiempos previos al emplatado. Por ejemplo, uno de ellos es dar a cada ingrediente la textura natural perfecta, o “jugar” con los alimentos para conseguir texturas diferentes. Este es un recurso empleado para divertir al paladar del comensal. Experimentar con técnicas de cocción o combinar ingredientes de diferentes texturas, nos ayudará a conseguir una experiencia más interesante.

Unidad

El objetivo debe ser que la composición forme una unidad y que no se entienda por separado. Por esta razón, la zona de atención debe ser identificable y todo lo que se disponga en el plato debe tener coherencia.

El centro

No se trata del centro del plato, que algunas veces puede coincidir. Esto se refiere al centro de atención. La composición puede estar estructurada y no coincidir con el centro del plato, pero sí debe ser el centro de atención. Con esto se consigue guiar la mirada del comensal al punto que queramos.

Movimiento

¿Movimiento? Sí, el movimiento aquí se traduce en la ruta o dirección que sigue el ojo del comensal por el plato. Existen técnicas para reflejar ese movimiento en el plato. Para ello se utilizan, de forma estratégica, las composiciones en zigzag, diagonales, curvas o con ayuda de formas geométricas. Cualquier recurso es bueno si nos ayuda a guiar al comensal.

Altura

Para dar un toque especial y completamente profesional, puedes utilizar este truco pero solamente si tu plato lo requiere. Se trata de conseguir dotar de volumen a la presentación, situando los elementos en el plato a diferentes alturas. Es bastante aconsejable el uso de pinzas para facilitar la colocación de algunos elementos como brotes, flores o cualquier ingrediente que requiera más precisión.

 

Por último, pero no menos importante, debemos elegir una buena base para presentar la composición. Según su tamaño, forma e incluso color, deberemos adaptar estos trucos. Existe una regla general que señala que el plato no debe presentarse completamente lleno. Es mejor que la composición no ocupe toda la superficie, pues será más fácil emplear lo que hemos visto anteriormente.

Equipo The Chef Collection.